Para utilizar todas las funcionalidades que ofrece este sitio, es necesario tener JavaScript habilitado.

Nota: Este Articulo lo publiqué en mi Blog por alla en el 2007 y aún sigo recibiendo visitias por él. Así que decidí dejarlo para la posteridad. Muy probablemente los precios han cambiado y quien sabe si el hostal en el que nos quedamos aún exista. Adicionalmente la reseña es laaaaarga, esta llena de detalles y anteriormente estaba dividida en 3 entradas distintas. Si quieres ver las fotos del viaje puedes ir a mi albúm de San Agustín.

Introducción a San Agustín

El municipio de San agustín esta escondido en el corazón del Huila, atrapado en medio de las cordilleras Central y Oriental, un lugar privilegiado no solo por sus hermosos paisajes naturales que adornan la región con sus cuencas, quebradas y cascadas, sino también porque fue la cuna de una cultura precolombina trabajadora y misteriosa, que como la mayoría de civilizaciones antiguas suramericanas, desaparecieron sin dejar rastros de sus orígenes y costumbres. Lo único que dejaron como legado, es el testimonio silencioso de sus monumentos (estatuas y tumbas) que fueron tallados sobre rocas volcánicas.

Uno generalmente se pregunta por el origen y la construcción de las pirámides en Egipto o en México, sin pensar en los misterios y enigmas que se esconden en las mismas culturas precolombinas, que son tan fascinantes, como todas las comunidades de esa época que se asentaron en todo el continente.

El parque Arqueológico de San Agustín fue escogido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1995. Hablando del parque arqueológico de una manera mas sencilla, podemos decir que es un cementerio gigantesco, en donde se sepultaban a los guerreros, chamanes y políticos de la tribu. En esta zona los nativos rendían culto a los muertos y le daban rienda suelta a sus practicas funerarias.

Nuestro Viaje

Nuestra aventura comienza el 4 de abril, en la terminal de buses de bogota. El bus salía a las 9 de la noche y después de llegar al sitio de partida (con nuestras 2 mochilas y unos sanduches de Donkin Donuts), nos preparamos para una noche en un bus, que según nuestras predicciones, iba a ser bastante larga e incomoda.

El pasaje de ida nos costo 52mil pesos por persona y viajamos con Coomotor, una linea de buses especializada en la región del Huila, que viaja directamente hasta San Agustín.

Nos llevamos una gran sorpresa al ver que los buses eran cómodos, incluso nos dieron cobijas y los asientos eran bastante amplios. Con tanta comidad, el trayeco se hizo un poco mas corto de lo que en realidad es (aproximadamente 11 horas desde Bogota). A las 8:30am llegamos al municipio de San Agustín, nos bajamos en el centro del pueblo y aun estando semi-dormidos, fuimos abordados por un montón de guías turísticos, cada uno con propuestas y recomendaciones que finalmente no obedecimos.

Nos hospedamos en una residencia/posada muy modesta llamada El Jardín, ubicada diagonalmente a la casa de la cultura, 2 cuadras mas arriba del paradero de buses. La señora Nelcy, nos recibió con un buen desayuno y nos presento nuestra habitación, muy simple pero cómoda y acogedora (Más información sobre el Hospedaje al Final de la Reseña).

Todavía no era mediodía, pero nuestros deseos de salir a conocer el lugar eran tan grandes, que inmediatamente después del desayuno cogímos un colectivo que nos llevo hasta nuestra primera aventura: El Parque Arqueológico.

La entrada al parque costó 7mil pesos, un precio bastante modesto, pues el parque es realmente gigantesco. En él se pueden encontrar varias tumbas y esculturas, muy bonitas e interesantes! visitamos prácticamente todas las Mesitas (Desde la A hasta la D), la fuente de lavapatas y subimos hasta el Alto de lavapatas.

La subida al Alto de lavapatas es empinada, por suerte a mitad del camino hay una pequeña choza en donde pudimos disfrutar de un guarapo bien frió y descansar los pies durante unos minutos. Finalmente llegamos a la cúspide de esa colina y pudimos ver otras esculturas.

Como demonios hicieron para subir esas rocas hasta allá arriba? En serio! Como carajos hicieron para tallar esas rocas? Teniendo en cuenta que la mayoría de las estatuas están hechas sobre rocas volcánicas que pesan muchísimo, la labor logística que esos nativos tuvieron que hacer es sin duda impresionante y muy enigmática.

El día estuvo cubierto por un manto gris en el cielo y de hecho llovió un poco, pero en medio de las caminatas largas, subidas y bajadas, fue bastante agradable. La llovizna fue tan fina, que nos refresco el rostro. No podíamos despedirnos del parque arqueológico sin antes visitar el Bosque de Estatuas, ubicado en la entrada principal del Parque en donde las estatuas están distribuidas por todo el bosque, cada una acampando en un sitio especial, fundidas en medio de la naturaleza, aguardando a ser descubiertas por los ojos curiosos de los turistas.

Para terminar de disfrutar todos los placeres que le ofrece a uno el lugar, fuimos al museo que se encuentra en la casa administrativa del parque. Fue el complemento perfecto, en donde pudimos entender más a fondo toda la complejidad que nuestros ojos recolectaron.

Finalmente cogimos un colectivo que nos llevo de regreso al pueblo. En el hospedaje nos recibieron con un buen sancocho de gallina! Estuvo delicioso y fue la recompensa perfecta por las largas horas de camino que dejamos atrás. Durante la comida, tuvimos la oportunidad de hablar con la anfitriona. Ella nos ofreció la oportunidad de alquilar un jeep que nos llevaría a visitar los alrededores de San Agustín. Apuntenos ahí! - Le respondimos sin dudarlos 2 veces.

Una frase célebre que nos dejo nuestra anfitriona, fue - "En San Agustín se descansa de otra manera, no físicamente." – Vaya que si tenia razón! 

Al día siguiente nos despertamos temprano para hablar con el señor encargado del transporte. El tipo cobraba 30mil pesos por persona y nos llevaría a visitar El Estrecho del MagdalenaObandoEl Alto de los ÍdolosSan jose de IsnosEl Alto de las PiedrasEl Salto de Bordones y terminaríamos la jornada visitando el Salto de Mortiño. Nos pareció un buen precio y nos embarcamos a la siguiente aventura!

El día estuvo frió pero eso no nos detuvo, a las 9:00am estábamos montados en el carro (una toyota ultimo modelo) listos para visitar nuestro primer destino. Luego de unas cortas paradas para recoger otras personas, llegamos al Estrecho del Magdalena!

Con nuestros ojos pudimos apreciar al rió magdalena en su parte mas estrecha. La arteria fluvial mas importante del país, obligada a pasar de forma natural por un cañón de piedras rocosas, alcanzando el ancho mínimo de 2 metros. Tomamos varias fotos para tratar de documentar todos los sentimientos e impresiones que la naturaleza nos regalaba sin pedirnos nada a cambio. Estuvimos un poco más de 30 minutos solamente admirando el paisaje, después continuamos con nuestro itinerario. Nuestra siguiente parada sería Obando.

En Obando hay un museo, pero debido a que el día estaba oscuro y no había energía (se fue la luz en el Museo), no pudimos apreciar todo lo que nos ofrecían. En el museo explican como los nativos creaban las tumbas. La entrada al museo costaba 2mil pesos.

El conductor del jeep, era todo un personaje, al preguntar por su nombre su respuesta fue - "R.M. (erre eme), Ramiro Meneses" - le gustaba la velocidad y estaba muy orgulloso de su nueva adquisición motorizada. Siempre mantenía un buen humor y nos tuvo paciencia, aunque como conductor aveces dejaba mucho por desear, sobretodo cuando paso por encima de un perro que estaba vagando lentamente por la carretera. El tipo ni siquiera detuvo el auto a ver si el perrito estaba bien, sino que siguió y exclamo tímidamente - "Creo que lo alcance a pellizcar con la llanta". Según los relatos de los que viajaban en la parte de atrás, el tipo le alcanzo a coger la patica al perro. Nosotros íbamos en la silla de adelante y fuimos forzados a cerrar los ojos cuando vimos a ese perro encima. Lo único que nos consoló, fue pensar que todavía seguía vivo.

En medio de las trochas y carreteras destapadas que nos guiaban hacia el Alto de los Ídolos, nos encontramos con varios viacrucis (Era viernes Santo). Gente personificando a jesus, llevando una cruz de madera a sus espaldas, pasando por las 14 (?) estaciones, acompañados por mucha gente que cantaban sus canciones y oraban.

Llegamos al Alto de los ídolos, un dato bastante impresionante, es que los nativos unieron 2 mesetas artificialmente, haciendo que todo el plano adquiriera forma de medialuna. Una vez mas cuestionamos el trabajo de los indígenas, pues fue una cantidad enorme de tierra la que tuvieron que transportar para crear un sitio de esa magnitud.

Nuestro guía nos dio su opinión personal acerca de este asunto: "Yo creo que todo esto fue hecho gracias a un pacto que tenían los nativos con los extraterrestres!". Yo no soy nadie para juzgar creencias, pero después de una respuesta como estas, le perdí la fé al guía, tenía la esperanza de escuchar alguna razón cientifica o algo por el estilo. En fin, su servicio era gratis y nos enseño un par de cosas, como por ejemplo:

  • Aprendimos términos nuevos como El templete. En pocas palabras se refiere a la construccion tipica de 3 piedras para hacer una especie de techo/pasillo.
  • Entre mas profunda sea la tumba o mas largo sea su pasillo, mas jerarquía tenía el difunto.
  • Los sarcófagos que tienen una leve ondulación en la parte inferior son hechos específicamente para mujeres.
  • Cada tumba tiene siempre su guardián en la entrada.

 

Dejando a un lado la carreta: el sitio es hermoso! En él pudimos admirar la estatua más alta encontrada hasta el momento, que representa a la diosa de la luna y mide unos 8 metros (del suelo para arriba, pues no se sabe cuanto tiene escondida bajo tierra – mejor dicho como un iceberg, uno solamente ve la punta).

Almorzamos en San Jose de Isnos. Una rica Sopa con su respectivo Seco y un cigarrillo, fueron suficientes para recobrar fuerzas. Mientras los demás terminaban de almorzar estuvimos en la plaza principal, le tomamos fotos a la iglesia y a un mural muy bonito que vimos.

Aprovechamos nuestra corta estadía en San Jose de Isnos para comprar recuerdos y demás comestibles para llevar en el camino. 

Visitamos brevemente el Alto de las piedras. Sinceramente era como otro bocado del mismo plato pero una porción mas pequeña. Vimos varias tumbas y con nuestros conocimientos adquiridos, tratábamos de explicarnos a nosotros mismos lo que estábamos observando! Fue una despedida digna de las estatuas, pués las vías nos llevarían a ver solamente sitios naturales, para contrastar las obras del hombre con las maravillas de la naturaleza.

Después de 15 minutos de trocha, nos encontramos casi frontalmente con el Salto de bordones. El salto tiene 400 metros de caída! Fue bastante impresionante y quedamos aun mas impactados cuando nos dijeron que era el segundo mas alto del mundo! Ese dato no lo puedo corroborar así que dejo como tarea verificar la información. Lo que si puedo decir, es que es un lugar muy bonito.

Personalmente, me dio un poco de miedo estar tan al borde del abismo, pues para poder ver enteramente el salto, debíamos bajar por una trocha al lado de un abismo pero lo pude controlar.

Empacamos las cosas y nos preparamos para ver, lo que para mi seria el salto mas bonito que he visto: El salto de Mortiño. Las aguas salen del bosque y sin temor alguno vuelan por los aires, en una caída de 170 metros, llenándonos los ojos de belleza! El sonido es aturdidor, uno casi puede palpar la fuerza con la que cae el agua. Los sentimientos se encuentran y lentamente empezamos entender ese encanto que envuelve estas tierras. Para culminar el espectáculo nos comimos unas mazorcas asadas con mantequilla y junto con la caída del sol, regresamos al hospedaje.

La comida estuvo servida cuando llegamos, nos consintieron con una Mojarra frita con arroz y Ensalada, además de un postre. Antes de despedirnos totalmente de nuestro segundo día de viaje, estuvimos en la plaza principal del pueblo, en donde nos tomamos unas cervezas y aprovechando un evento de la alcaldía municipal, disfrutamos de buena música andina en vivo y de otros grupos de distintas ciudades del país.

Otro día más lleno de cansancio y de satisfacciones, realmente tenia razón la señora Nelcy, la mente descansa y se despeja, regalándonos un sentimiento de relajación total, pero el cuerpo agoniza del cansancio.

La mañana del tercer dia llegó, el sol nos mostraba todo su esplendor y nos dimos el lujo de descansar casi hasta el mediodía. Un desayuno bien servido en la mesa fue una señal más que nos avisaba la llegada de un día especial. En el centro de la ciudad nos contactámos con un Agente turístico que nos ofreció un plan económico para cabalgar por la zona. Un viaje muy ambicioso para unos principiantes en esto de las cabalgatas: 4 horas montados a caballo, visitaríamos El Tablón y La Chaquira por 60mil pesos en total (30mil por persona), lógicamente acompañados por un guía experimentado.

Llenos de entusiasmo, fuimos a Almorzar para posteriormente encontrarnos con Don Avelino, un señor con sus añitos en el negocio turístico, muy buena gente. Después de una breve introducción al arte equino, una presentación rápida a nuestros caballos y un padre-nuestro seguido de una bendición, nos fuimos para el tablón. Trochamos aproximadamente una hora y aunque mi caballo tenia sus propias ideas acerca del camino que debíamos tomar, logré que me hiciera caso en la mayoría de ocasiones.

El tablón es un sitio ubicado en medio de unas colinas, en donde hay 5 estatuas. Nuevamente nos encontramos con la diosa de la luna. A unos pasos del tablón hay un museo en donde muestran como los nativos tallaban todas sus manualidades y su arte en la orfebrería. Honestamente decidimos saltarlo, pues queriamos aprovechar el tiempo al máximo. Así que sin perder mas tiempo cabalgamos rumbo a la Chaquira.

La Chaquira es impactante. De hecho cuando bajábamos a caballo por esa loma, tuve que hacer un aterrizaje forzoso, pues mi caballito quería irse por otro lado y para colmo el dia anterior habia llovído y el camino estaba un poco resbaloso. Así que inmediatamente paré mi caballo y salté al pasto como un clavadista profesional, porque al ver semejante abismo enfrente, mi instinto de supervivencia prendió las alarmas y empece a temer por mi vida (Textualmente). Ya se, soy una gallina cuando se trata de alturas y no me averguenzo. Suena muy dramático pero cuando vean esa bajada me entenderán, fue pánico puro lo que sentí.

En unas rocas ubicadas en el cañón del magdalena, los nativos agustinianos tallaron su hermoso testimonio religioso, que fusionado con ese paisaje, hacen un conjunto hermoso! Uno se convierte en un testigo más del espectáculo silencioso que nos brinda la historia y la naturaleza. En mi opinión, La Chaquira es el lugar obligatorio que uno tiene que visitar cuando va a San Agustín.

Estuvimos un buen rato admirando el lugar, tomamos fotos y tratamos de no dejar ningún detalle atrás, hasta vimos una culebra escabullirse entre las rocas. Nos resulto difícil despedirnos de la Chaquira, pero después de tomarnos unas gaseosas con Don Avelino, cabalgamos de regreso al hospedaje. Fue un día perfecto, cabalgando al atardecer por todas las praderas y colinas.

En la noche comimos una pizza y nos tomamos unas cervezas, en un restaurante de una francesa que aparentemente quedo hechizada por los encantos de la zona. Sentimos como poco a poco se nos acababan las vacaciones, nos despedimos del día y nos acostamos temprano pues nuestro bus de regreso a Bogota, salia a las 6am.

El regreso a Bogota, estuvo lleno de dificultades, por un momento pensé que era una conspiración universal que nos quería dejar atrapados en ese lugar, esclavos por tanta belleza. El bus que salia a las 6am, termino saliendo a las 11 y no fue tan cómodo como el primer bus que tomamos de ida. Para seguir con la racha de eventos inexplicables, en Neiva un reten de militares paró nuestro bus y como yo no llevaba mi libreta militar, me amenazaron - "Ud se nos queda acá hasta que nos manden sus documentos". Después de hablar un rato con Mi Cabo, me dieron permiso de continuar con mi viaje! Que suerte!

Almorzamos tarde y debido a los trancones en la vía a Bogota, el viaje se alargó exponencialmente (Era el fin de la semana santa, así que se pueden imaginar como estaban las vías).

El final de este relato toma sitio en bogota, donde llegamos casi a las 11 de la noche, hambrientos, sedientos y cansados. Fue un viaje especial, lleno de sorpresas y aunque llegamos muertos, descansamos.

En San Agustín se descansa de otra manera, no físicamente – Vaya que si tenía razón doña Nelcy! Palabras llenas de sabiduría.

También puede ver mis fotos del viaje si le interesa. 

Para Terminar - Datos Varios 

  • El Municipio de San Agustín es relativamente barato, el minuto a Celular costaba 100 pesos y los almuerzos sencillos estaban entre 5mil y 7mil pesos.
  • El Hospedaje El Jardín, es muy recomendable (si es que aún existe)! Es modesto, no hay Televisión en los cuartos y el baño es compartido, pero la comida y la atención son excelentes! Teléfono: 8-837-3455 | Dirección: Carrera 11 No. 4-10 San Agustín. En ese entonces el hospedaje costaba 12mil pesos por persona!
  • En nuestra experiencia, salió más barato viajar como particulares! Esos Tours que se ofrecen en las agencias de viajes, suelen cobrar mucho por la estadía y uno se puede ahorrar mucho dinero comprando comida/snacks en las tiendas locales.

Si se leyó toda esta reseña... mis respetos y gracias por leer!

Comentarios